Skip links
Published on: Las conversaciones de la semana

De la creencia al superhéroe

Recordamos cuando hace unos a√Īos conocimos a los incre√≠bles ‚ÄúGuerreros de Terracota‚ÄĚ en la ciudad de Xian, en China. Fue una experiencia muy fuerte e inolvidable. Un ej√©rcito de m√°s de 8.000 guerreros de barro, de aproximadamente 1,75 metros cada uno. No hay un rostro, ni expresi√≥n, igual a la otra. Cada soldado con su peinado, su vestimenta, su armadura. Se ven como en movimiento.

 

El prop√≥sito de su creaci√≥n fue la necesidad de garantizar la seguridad y el bienestar del emperador Qin Shi Huang, despu√©s de su muerte. Se part√≠a de la creencia de que la vida contin√ļa y que al m√°s all√° hab√≠a que llevarse todo lo que necesitabas. Era una costumbre ya instalada en China antes de la llegada del emperador. Las personas nobles se enterraban, con sus caballos, sus sirvientes vivos, su comida, sus instrumentos musicales. El emperador Qin lo hace a gran escala. Realiza un colosal monumento funerario. Lleva a todo su ej√©rcito con √©l. Por suerte, decidi√≥ hacerlo a escala humana, pero de barro.

 

Las creencias son poderosas. Nos generan un sentimiento de certeza sobre el significado de algo. Están por todos lados, en nuestra formación, en las opiniones de otros, y se construyen a partir de ideas que vamos confirmando con nuestras experiencias personales. A veces pasan desapercibidas. No las detectamos como creencias porque se filtran en formato de chiste o creencia popular, y se incorporan como si fueran compartidas por la mayoría. Lo más llamativo es cómo nuestra mente suele descartar -o no registrar- aquellas experiencias que contradicen nuestras creencias.

 

Mariano Sigman en su libro¬†El Poder de las Palabras¬†nos da un ejemplo del poder de las creencias ¬®Los inversores construyen la creencia de que una acci√≥n del mercado es un buen valor. Si la realidad contradice esa creencia, lo normal es que pierdan. Es el principio de falibilidad; apostaron mal, y perdieron. A veces, sin embargo, ese fracaso no se produce porque interviene el principio de reflexividad. La creencia que comparten todos esos inversores gobierna su comportamiento, barre con todo y los lleva a seguir invirtiendo ciegamente. La consecuencia es que la acci√≥n sube y se convierte, al menos por un tiempo, en una buena inversi√≥n‚ÄĚ.

 

Como abogados tenemos un sistema de creencias que forma parte de nuestra identidad como comunidad. Nuestras creencias nos definen. Algunas, nos convierten en superh√©roes y nos expanden. Otras, nos hacen sentir peque√Īos y nos limitan. De all√≠ la importancia de conocerlas y tenerlas presente.

 

Las creencias comunitarias son una manera colectiva de observar el mundo. De ellas tomamos nuestras certezas y en ellas apoyamos nuestra forma de trabajar. En estos d√≠as nos propusimos registrar cu√°les son las creencias que compartimos como comunidad de abogados y observar hacia d√≥nde nos llevan. Nos preguntamos ¬Ņqu√© datos de la experiencia estamos descartando por no cuestionar las creencias incorporadas?¬† ¬Ņcu√°les son nuestras creencias limitantes, esas que nos hemos fijado como fronteras de lo que podemos, sabemos o se nos da bien hacer? Aunque parezca un deseo ingenuo, tal vez es momento oportuno para revisarlas y desarrollar ese superh√©roe que todos so√Īamos ser.

 

Les dejamos nuestro video casero de la visita a ¨Los Guerreros de Terracota¨