Skip links
Published on: Notas

Inteligencia profesional: un diferencial frente a la IA

Por María Paula Rennella-Gabriela Marsiglia  

 

Dónde estamos. La era de la Complejidad.

En los √ļltimos a√Īos hemos asistido a un crecimiento de trabajos con conclusiones sobre el futuro del ejercicio de la abogac√≠a que vaticinan un giro transformador que cambiar√° la pr√°ctica del Derecho; que explican el desarrollo de un New Law como contraposici√≥n al denominado Big Law(1), y que advierten que nuestra profesi√≥n est√° en la antesala de la disrupci√≥n legal(2).

La capacidad de almacenamiento de enormes cantidades de datos (big data) y la velocidad de procesamiento adquiridas con el actual estado del desarrollo tecnológico, permiten ofrecer soluciones al mundo legal, antes impensadas.

Aparecen nuevas relaciones y conflictos. Baste como ejemplo pensar en los titulares de criptomonedas, los titulares de las bases descentralizadas que dan soporte a las cadenas de datos (blockchain); en los conflictos suscitados a partir de la ejecuci√≥n de contratos inteligentes; las responsabilidades derivadas por decisiones tomadas por algoritmos en forma autom√°tica, o por da√Īos causados por cosas conectadas mediante IoT. Desaf√≠os nuevos respecto de la privacidad de datos, la circulaci√≥n y almacenamiento de informaci√≥n; la manipulaci√≥n a trav√©s de redes sociales, la comisi√≥n de il√≠citos propios de ese medio y las defensas de derecho de los particulares.¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

Un mundo interconectado y con infinitas interacciones, presenta problemas complejos en los que hay causas m√ļltiples que se relacionan entre s√≠ y no pueden ser solucionadas en un abordaje de cada parte en forma independiente. Las redes sociales pueden operar como sistemas complejos compuestos por elementos individuales heterog√©neos que interact√ļan entre s√≠. La complejidad surge de la fusi√≥n de lo real y lo digital. Aparecen nuevas paradojas. El derecho debe acompa√Īar todo esto.

Un derecho omnipresente, como lo describiera en forma admirable, Carlos Nino: ‚ÄúEl derecho, como el aire, est√° en todas partes. Por ejemplo, puede ser que hoy usted se haya contenido de ejercitar su agradable voz bajo la ducha, recordando que vecinos con poca sensibilidad art√≠stica podr√≠an hacer valer ciertas ordenanzas contra los ruidos molestos; seguramente usted se habr√° vestido al salir de su casa, porque entre otras razones, usted sabe bien que hay regulaciones jur√≠dicas que desalientan una excesiva ligereza en el vestir; probablemente usted haya celebrado un contrato t√°cito de transporte al ascender a un √≥mnibus p√ļblico o, si ha conducido su autom√≥vil, habr√° seguido, o simulado seguir, algunas reglamentaciones y habr√° hecho uso de la facultad jur√≠dica de transitar por la v√≠a p√ļblica; es casi seguro que usted debe haber celebrado hoy varios contratos verbales de compraventa (al adquirir, por ejemplo, el peri√≥dico o cigarrillos) y de locaci√≥n de obra (al llevar, por ejemplo, sus zapatos a arreglar); aunque usted no tenga un f√≠sico imponente, usted tiene alguna confianza en que probablemente no ser√° golpeado, insultado, vejado o robado gracias a la ¬ęcoraza¬Ľ normativa que le proporciona el derecho; la organizaci√≥n donde usted trabaja o estudia (es de esperar que usted no sea un miembro de una asociaci√≥n il√≠cita) est√° seguramente estructurada seg√ļn una serie de disposiciones legales; si usted tiene que hacer un tr√°mite quiz√° no advierta que cada uno de sus intrincados pasos est√° prescripto por normas jur√≠dicas. Todos estos contactos con el derecho le ocurrir√°n a usted en un d√≠a normal; piense en cu√°nto m√°s envuelto en el derecho estar√° usted cuando participe de alg√ļn suceso trascendente, como casarse, ser demandado judicialmente‚ÄĚ(3).

Lo digital multiplica exponencialmente la necesidad del derecho y sus aplicaciones. Su abordaje invita a revisar otros saberes. La ciencia de la complejidad tuvo su primer desarrollo en el mundo de la f√≠sica, pero se ha extendido y demostrado su utilidad tambi√©n en ciencias sociales como la econom√≠a y la sociolog√≠a. Gardner, al referirse a la investigaci√≥n interdisciplinar, se√Īala como ejemplo de un nuevo concepto tentador y oportuno el caso de la teor√≠a de la complejidad, el caos y las cat√°strofes desarrollada por los matem√°ticos y se pregunta por su extensi√≥n a la biolog√≠a, las ciencias sociales como la econom√≠a y en las humanidades, como la historia pol√≠tica y la historia del arte(4).

Un sistema complejo es aquel en el que la interacción entre las distintas unidades que lo componen hace que emerjan características completamente imprevisibles, que no estaban presentes en las unidades originales(5). Se abordan problemáticas de estas disciplinas mediante la teoría de las redes por parte de quienes trabajan en modelar y analizar dinámicas y comportamientos emergentes de sistemas sociales, económicos y urbanos. Los problemas provienen de diferentes disciplinas, y el que en la Era digital todo esté conectado a una red, permite que muchos de los análisis se puedan efectuar solo en términos de sistemas complejos. 

La omnipresencia del derecho y la circunstancia de que él se manifieste como una parte o aspecto de fenómenos complejos, es la razón por la que se considera que es muy difícil aislarlo conceptualmente para explicar su estructura y funcionamiento(6).  

Los abogados podr√°n ser parte de trabajos interdisciplinarios para abordar soluciones legales de conjunto, tanto para temas del √°mbito empresarial como de la elaboraci√≥n de pol√≠ticas p√ļblicas. Quienes han avanzado en estudios de sistemas complejos aplicados a las ciencias sociales, advierten que √©stos presentan dificultades para su total control, y demandan la aceptaci√≥n de la existencia de riesgos y margen para la duda. Se hace referencia a la necesidad de tener humildad con el √©xito y menos crueldad con el fracaso porque no se puede mantener la ilusi√≥n de que con grandes inversiones de recursos se asegurar√° la identificaci√≥n de problemas y la provisi√≥n de soluciones(7).

Esta nueva realidad y campo de acción profesional es la que nos moviliza y exige urgente, pensar en cual debe ser la estrategia de los abogados para armarnos, formarnos, y desarrollar nuestros poderes, potencialidades, talentos, para este nuevo universo. 

Qué se espera de los profesionales.

Hace una d√©cada Stephen Covey distingu√≠a la Era de la Informaci√≥n de la actual, porque ya no era suficiente para garantizar la supervivencia y el desarrollo profesional, el acumular la mayor cantidad de datos en la memoria, y conclu√≠a: ‚ÄúEl conocimiento de los datos por s√≠ mismo ya no marca la diferencia entre las personas que consiguen tener √©xito y las que no‚ÄĚ (‚Ķ) ‚ÄúPor el contrario, las personas que ahora aparecen como los nuevos ‚Äúvencedores‚ÄĚ del siglo XXI -los nuevos pr√≥speros- son las que poseen capacidad creativa que se encuentra por encima de la media, unos profundos conocimientos anal√≠ticos, un talento natural para prever las cosas y -sorpresa, sorpresa- una notable capacidad para relacionarse con los dem√°s.‚ÄĚ(8)

El desarrollo de Covey apunta al concepto de grandeza primaria, la que entiende al alcance de todos, y tiene que ver con la integridad, la ética del trabajo, el tratamiento de los demás, la motivación y el grado de iniciativa de una persona, y también está relacionada con la personalidad, la colaboración, el talento, la creatividad y la disciplina de una persona(9).

Por su parte, Daniel Goleman quien ha demostrado que la inteligencia emocional es un factor de predicción del éxito académico y del éxito en la vida más preciso que el  cociente intelectual, destaca que los líderes corporativos tienen que poseer, además de las aptitudes técnicas e intelectuales, los siguientes rasgos y competencias si quieren tener éxito: a) Competencia personal: conciencia propia, valoración adecuada de uno mismo, confianza en uno mismo, autocontrol, transparencia, adaptabilidad, rendimiento, iniciativa, optimismo; y b) Competencia social: empatía, conciencia organizativa, servicio, liderazgo inspirador, desarrollo de los demás, creación de cambios, gestión de conflictos, creación de vínculos, trabajo en equipo y colaboración.

En el trabajo ‚ÄúEl Futuro de las Profesiones‚ÄĚ, sus autores destacan como capacidades que los profesionales humanos aportan en su trabajo diario, las siguientes: a) Capacidad¬† cognitiva: capacidad de pensar, comprender, analizar, razonar, resolver; problemas y reflexionar; b) Capacidad afectiva: la capacidad de tener sentimientos y emociones, tanto introspectivos como en respuesta a los dem√°s; c) Capacidad manual: la aptitud f√≠sica y psicomotora; d) Capacidad moral: la facultad de distinguir el bien del mal; de razonar sobre lo que es correcto o son medios equivocados y de asumir la responsabilidad de las decisiones y¬† acciones cuyo acierto y error se pueden haber ponderado.

Finalmente, Howard Gardner, nos recuerda que el mundo futuro exigirá capacidades a desarrollar para estar en condiciones de enfrentarse a lo previsible, así como a aquello que no es posible anticipar, y que abarcan tanto el espectro cognitivo como la iniciativa humana(10).

¬ŅY los abogados?

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†Cuando se describe a los ‚Äúabogados del futuro‚ÄĚ observamos que se demanda de ellos un sinn√ļmero de talentos y habilidades(11).

¬ŅPor qu√© tantas exigencias? Porque en este universo interconectado, los problemas legales son otros. Reformulados o nuevos. La inteligencia artificial, interviene con fuerza en el mundo del derecho y en el ejercicio de la abogac√≠a desde diversas vertientes:¬†

  1. Obliga a pensar en el impacto de la inteligencia artificial hacia el futuro y la necesidad de su regulación. 
  2. Presenta desafíos de revisión para estructuras jurídicas tradicionales como la personalidad jurídica, la responsabilidad civil y penal, contratos, propiedad intelectual, protección de datos etc.
  3. Genera enormes dilemas ¬ŅEs √©tico crear programas que recopilan informaci√≥n sobre nuestro comportamiento? ¬ŅD√≥nde est√° el l√≠mite de la privacidad? ¬ŅHasta qu√© nivel es l√≠cito que un humano sea supervisado, analizado, escudri√Īado en sus detalles m√°s √≠ntimos por legiones de programas operados por intereses que desconocemos?(12)
  4. Interpela en la práctica jurídica cotidiana para aumentar la eficacia de las tareas, para incorporar herramientas tecnológicas. La IA es un miembro más del equipo jurídico. 
  5. Favorece modelos alternativos de ejercicio de la abogacía. 
  6. Ofrece la oportunidad a los abogados de participar en el desarrollo y dise√Īo de sistemas de inteligencia artificial legales mediante la gobernanza de datos jur√≠dicos, la re-ingenier√≠a de procesos legales y la aplicaci√≥n de t√©cnicas de inteligencia artificial. La alimentaci√≥n de estos sistemas requiere el conocimiento t√©cnico del profesional del derecho.¬†

Somos testigos y protagonistas privilegiados de la tormenta poderosa que se está formando. Nuestro mundo jurídico se agita. La tecnología empuja, acelera y ayuda. Hay agotamiento de las estructuras tradicionales. Se nos exige hoy, más que nunca, que agreguemos valor. Que sumemos. Que el ejercicio del derecho sea como la medicina clínica. Preventivo. Alejado del conflicto. Esto nos hace competitivos.

Es interesante el abordaje y descripci√≥n de Jos√© Ignacio Solar Cay√≥n en ‚ÄúLa inteligencia artificial jur√≠dica‚ÄĚ, en cuanto expresa: ‚ÄúEn este contexto de un entorno profesional sometido a la creciente presi√≥n externa de los clientes e interna de un sistema de trabajo ferozmente competitivo, muchos abogados insatisfechos (‚Ķ) han liderado la emergencia de un New Law, emprendiendo nuevos modelos de negocio. Unos modelos que como caracter√≠stica com√ļn vienen a ofrecer mayor flexibilidad. Mayor flexibilidad para la empresa-cliente que puede optar entre una gran diversidad de¬† formas de contrataci√≥n y de niveles de implicaci√≥n de los profesionales contratados en la propia organizaci√≥n y funcionamiento de la empresa, lograr precios significativamente inferiores a los bufetes tradicionales e incluso negociar sistemas de facturaci√≥n alternativos a la tradicional tarifaci√≥n por horas de trabajo, obtener la prestaci√≥n de otros tipos de servicios profesionales complementarios o adicionales a los jur√≠dicos‚ÄĚ. Tambi√©n argumenta el autor que esto beneficiar√≠a a los profesionales que podr√≠an tener un mejor balance entre su vida personal y laboral(13).¬†

Asistimos a la aparición de prestadores de servicios jurídicos alternativos, que en algunos casos pertenecen o son liderados por profesionales de otros saberes, y se ofrecen servicios legales o soluciones que hasta el momento estaban a cargo sólo de abogados, a través de plataformas de servicios en Internet.

Por otra parte, los titulares de áreas legales de empresas dan cuenta de una progresiva exigencia para brindar más servicios con menos asignación de recursos. Más por menos. Esta mayor presión encuentra remedios inmediatos, la concentración in house de tareas o la tercerización de asuntos sólo en temas muy especializados, con el fin de liberar horas del staff permanente. Hay que considerar, también el impacto de soluciones tecnológicas que permitan sustituir tareas automatizables, reducir tiempos y horas de trabajo, así como la incorporación de disciplinas y herramientas para la gestión de proyectos aplicadas al servicio legal como el Legal Project Management y el Legal Design Thinking.

Estos nuevos modelos de ejercicio de la abogac√≠a han sido caracterizados en el trabajo de J.C. Williams, A. Platt y J. Lee (14) quienes distinguen cinco grandes tipos de nuevas firmas jur√≠dicas y compa√Ī√≠as prestadoras de servicios jur√≠dicos:¬†

  1. ‚ÄúSecondment Firms: proporcionan a los departamentos jur√≠dicos de las empresas e incluso a los propios bufetes de abogados que se integran de manera temporal o a tiempo parcial en sus equipos de trabajo, al objeto de dise√Īar y ejecutar proyectos jur√≠dicos espec√≠ficos o de realizar determinadas tareas, normalmente de alto nivel.
  2. Law Business Advice Companies: combinan el asesoramiento jurídico con el asesoramiento empresarial o financiero.
  3. Law Firm Accordion Companies: se constituyen como plataformas online que disponen de una red de abogados freelance (b√°sicamente profesionales que s√≥lo desean trabajar un n√ļmero limitado de horas -sobre todo mujeres, o que quieren conseguir un trabajo adicional) cuyos servicios ofrecen a bufetes y a los departamentos jur√≠dicos para que estos puedan hacer frente, sin necesidad de modificar su plantilla a picos coyunturales de carga de trabajo. No son, pues, firmas jur√≠dicas sino empresas match-makers que act√ļan √ļnicamente como plataformas de intermediaci√≥n entre profesionales y clientes, conectando a los abogados que trabajan bajo sus paraguas con los despachos y asesor√≠as que precisan sus servicios.
  4. Virtual Law Firms and Companies: a diferencia de las firmas jur√≠dicas tradicionales, sus abogados trabajan desde casa y s√≥lo cobran por el trabajo que realizan, quedando normalmente en manos de la Compa√Ī√≠a la funci√≥n de la captaci√≥n de clientes.
  5. Innovative Law Firms and Companies: bajo esta categor√≠a incluyen muy diversos tipos de bufetes y compa√Ī√≠as que realizan innovaciones importantes en algunos de los elementos centrales del modelo tradicional del ejercicio de la abogac√≠a, como la oferta de sistemas alternativos de facturaci√≥n o de tarifas planas, la disoluci√≥n de estructuras jer√°rquicas, la flexibilidad en la dedicaci√≥n del profesional o la eliminaci√≥n de su obligaci√≥n de atraer nuevos clientes o trabajo a la compa√Ī√≠a‚ÄĚ.

La aparición de tecnologías disruptivas y su aplicación a distintos ámbitos, genera una alteración en la prestación de servicios y la distribución del trabajo en general. La descripción precedente muestra algunos ejemplosde nuevos negocios jurídicos en continuo movimiento y transformación. Esto pone de manifiesto que el ejercicio de la abogacía, en particular, está siendo atravesado por una serie de factores que obligan a repensar qué se espera o necesita de un abogado. 

Si como afirma Susskind, el cambio en el ejercicio tradicional de la abogac√≠a no significar√° que haya menos puestos de trabajo para los abogados en el futuro(15), cobra especial inter√©s conocer la diversidad de prestaci√≥n de modelos jur√≠dicos; el nuevo espectro de tareas y actividades jur√≠dicas que los abogados podr√°n realizar y cu√°les ser√°n las potencialidades que necesitar√°n para su desempe√Īo.

La abogacía tendrá que reinventarse. Convertir a los abogados en expertos en tecnología, no es el camino. Tal vez, una posible respuesta a ensayar sea desarrollar ciertas potencialidades transversales que nos permitan ser y ofrecer síntesis brillantes construidas con conocimiento jurídico, con pinceladas del pensamiento de programación, con soluciones creativas, con valores humanos y con una visión estratégica en función del propósito. Para esto, hay potencialidades que consideramos, son esenciales para adaptarnos a estos nuevos escenarios que nos están desafiando. 

 

La formación.

En la primera mitad del siglo XX, y ante el debate para que los estudiantes de derecho dejaran un poco las bibliotecas y tomaran contacto con la realidad del ejercicio de la profesi√≥n y los tribunales, un profesor norteamericano recordaba una carta que Galileo hab√≠a escrito a Kepler en la que relataba: ‚Äúest√° el principal profesor de filosof√≠a, a quien repetida y urgentemente he solicitado que mire la luna y los planetas usando mi telescopio, pero reh√ļsa tercamente a hacerlo. ¬ŅPor qu√© no est√° usted aqu√≠? ¬°c√≥mo nos reir√≠amos al escuchar tan gloriosa insensatez! Y as√≠ poder presenciar la elaboraci√≥n de argumentos l√≥gicos que realiza el profesor de filosof√≠a de Pisa ante el Gran Duque como si fueran conjuros m√°gicos para cautivar ‚Ķa los planetas y sacarlos del firmamento‚ÄĚ(16),. El profesor manifestaba su esperanza de que las facultades de derecho dejar√°n de usar argumentos l√≥gicos como conjuros m√°gicos para evitar que los estudiantes observaran lo que suced√≠a en el cosmos legal. De igual modo, hoy confiamos en que las universidades adaptar√°n sus programas para preparar a los futuros abogados y a sus graduados para el nuevo ejercicio profesional.¬†

La cultura de los abogados se integrar√° como parte de un ecosistema diverso, compuesto tambi√©n por otras disciplinas. Nuestra formaci√≥n deber√° ser continua e incluir una variedad de habilidades sociales, adem√°s de orientarnos en negocios, estrategia, an√°lisis, tecnolog√≠a, entre otros saberes. No hay tiempo para resistencias. Las facultades de derecho no pueden estar desvinculadas de la realidad, ni prosperar sustentadas en una magia jur√≠dica y el mantenimiento del modelo de formaci√≥n preexistente. Es tiempo de revisar, c√≥mo ense√Īamos y con qu√© objetivo. La mirada est√° puesta en la metodolog√≠a y en los contenidos.¬†

En este sentido, es muy interesante el proyecto educativo piloto del programa ‚ÄúThe O Shaped Lawyer‚ÄĚ, desarrollado en el Reino Unido, que busca formar abogados en la carrera de grado con un modelo de profesional que se basa en cinco ‚ÄúO‚ÄĚ que describen comportamientos o mentalidades: 1) Optimism, formar abogados con una mentalidad positiva que permitir√° que sean vistos como socios comerciales, no como bloqueadores comerciales; 2) Owership, se debe entrenar a los abogados para asumir una mayor responsabilidad por los resultados; 3) Open-Minded, los abogados deben desarrollar una mentalidad abierta y de crecimiento; 4) Opportunistic,¬† abogados entrenados en ver oportunidades de negocios y 5) Original, dado que la formaci√≥n de los abogados est√° basada en jurisprudencia y en cierta medida mira para atr√°s, los futuros abogados deber√°n ser m√°s creativos e innovadores para la resoluci√≥n de los problemas(17).¬†

 

¡De la formación a los superpoderes!

Anthony Kronman, decano de la Facultad de Derecho de Yale entre los a√Īos 1994 y 2004, sostuvo en su ensayo ‚ÄúVivir en el Derecho‚ÄĚ, que los abogados necesitan en su trabajo sabidur√≠a en vez de una simple destreza o astucia. Luego de recordar a Arist√≥teles y su an√°lisis sobre el buen orador, llegaba a la siguiente conclusi√≥n: ‚ÄúUn abogado exitoso debe sus triunfos, en parte por lo menos, a la personalidad que posee, y no simplemente a su conocimiento del derecho o al dominio de t√©cnicas ret√≥ricas. Apuntar a tener buen juicio o la sabidur√≠a pr√°ctica. Esto no se obtiene s√≥lo con apropiarse de una capacidad, cuyo dominio no produce fundamentalmente ning√ļn cambio en el que lo posee. Apuntar a poseer sabidur√≠a pr√°ctica, es apuntar a una concepci√≥n particular de la personalidad y al modo de vida asociado a ello‚ÄĚ(18).

Hoy m√°s que nunca, el abogado requiere de sabidur√≠a y su gran fortaleza es su personalidad. El arma m√°s poderosa que tiene para trabajar junto con las m√°quinas, que ser√°n parte de sus equipos. Es desarrollando esa personalidad que podremos oponer una Inteligencia profesional a la Inteligencia artificial y dem√°s tecnolog√≠as. Para ello, se deber√≠a trabajar y poner foco en el despliegue de las siguientes potencialidades, o casi ‚Äúsuperpoderes‚ÄĚ:

 

1) La potencia de ser Personas 360 o neo-generalistas. 

Tal como las describen Mikkelsen y Martin, se trata de personas que fluyen en la transversalidad, se mueven en los intersticios de las áreas. Llevan ideas e innovaciones de una industria a otra. Su aprendizaje podría ser una mezcla de tecnología, humanidades, arte, ciencia. Son personas que viven y se mueven en más de un mundo y con un alto nivel de alfabetización. Para ello requieren aprender cosas nuevas todo el tiempo, lo que se logra con apertura mental, flexibilidad, humildad y autodisciplina. Los neo-generalistas son conectores de conocimiento, ideas y personas. Construyen puentes entre personas, silos y dominios especializados. Desafiadores de sesgos y percepciones de la realidad. Excelentes anfitriones en conversaciones determinantes. Los moviliza la pasión y la curiosidad. Son personas que generan cambios y resultan hábiles identificadores de amenazas y oportunidades(19).

 

2) La potencia de pensar rápido y en grande. 

Dar espacio para pensar, en nuestra rutina diaria. Ponerle luz a pensamientos e ideas para hacerlos potentes. Tomarnos tiempo para conectar esas ideas con todos sus lugares adyacentes para poder enriquecerlas. En especial, desarrollar dos tipos de pensamiento: a) el pensamiento sist√©mico que es la capacidad de mirar el conjunto y cada una de sus partes. Se pueden identificar patrones, estrategias para prevenir o enfrentar situaciones futuras y proporciona estrategias para resolver dificultades y entender el contexto que nos rodea; y b) el pensamiento lateral, se basa en la b√ļsqueda de formas alternativas y creativas para la resoluci√≥n de problemas que se alejan de los caminos mentales tradicionalmente recorridos. Es la b√ļsqueda de una l√≥gica diferente, m√°s flexible, capaz de adaptarse a la situaci√≥n compleja que se le presenta.

 

3)La potencia de la mente sintética.

Es fundamental para ejercer la abogac√≠a en este nuevo contexto y optimizar el uso de tecnolog√≠a en los equipos jur√≠dicos. Howard Gardner autor de la teor√≠a de las inteligencias m√ļltiples, se pregunt√≥ luego cu√°les ser√≠an las mentes necesarias para el futuro. Incluy√≥ as√≠, en su obra ‚ÄúLas cinco mentes del futuro‚ÄĚ, a la mente sint√©tica detall√°ndola como la que recaba informaci√≥n, la comprende, eval√ļa y agrupa para darle sentido para uno mismo y para los dem√°s. Se selecciona la informaci√≥n esencial a partir de enormes cantidades de informaci√≥n disponible.Lo expuesto se resume en que ning√ļn intento de s√≠ntesis surge en el vac√≠o:‚ÄúEn cada caso, existe una meta que lo motiva; una postura inicial que la persona que sintetiza adopta; una serie de herramientas o estrategias que pueden emplearse; una o muchas s√≠ntesis provisionales y, al menos, ciertos requisitos que permiten evaluar el nivel de √©xito alcanzado por la s√≠ntesis‚ÄĚ(20).

 

4)La potencia de la autenticidad.

La autenticidad es vivir de acuerdo con lo que decimos. Las personas auténticas inspiran. Las paredes de los estudios y de las áreas legales de las empresas deben ser de cristal y lo que las hace transparentes son las personas de adentro, más que la gente de afuera.Los valores se transmiten con naturalidad. Se respetan los clientes porque la relación de los abogados entre sí, internamente en la organización, es de respeto. Se achatan las jerarquías.Se cumplen las condiciones del entorno natural, se rechazan los espacios que contaminan. Ser auténtico es actuar con coherencia intrínseca que quizá, a veces puede ser un desafío, pero que en un futuro cercano será una de las mejores maneras de ser competitivo(21).

 

5) La potencia de la formación profesional híbrida.

Una formaci√≥n que facilite conjugar el √°mbito del derecho, la gesti√≥n empresarial, la tecnolog√≠a y el arte. La capacidad de pensar no s√≥lo en tareas jur√≠dicas sino tambi√©n en innovar en procesos de organizaci√≥n del trabajo y en la forma de prestaci√≥n de servicios jur√≠dicos.¬† Se requieren capacidades tecnol√≥gicas y de gesti√≥n. Empat√≠a y sensibilidad para comprender y acompa√Īar al cliente en su negocio. Ejercer el derecho como la medicina cl√≠nica.¬†¬†

 

6) La potencia del aprendizaje continuo, sumando conocimiento de distintas disciplinas.

Para ello se debe incorporar la versatilidad de ser un aprendiz y ‚Äúdesaprendiz‚ÄĚ permanente. Tenemos que generar nuevos modelos mentales, partiendo de los conocimientos que ya tenemos. Aprender es incorporar nuevos conceptos, habilidades y experiencias. Desaprender es reprogramarnos para nuevos contextos. No desaprendemos para vaciarnos, sino para volver a llenarnos de conocimiento √ļtil y de competencias que nos orienten m√°s hacia el futuro, que hacia el pasado.¬†

 

7) La potencia de tener un propósito orientador.

El prop√≥sito da sentido a lo que hacemos, y genera motivaciones intr√≠nsecas, sin atarnos a planificaciones r√≠gidas. En palabras de Bertrand Russel: ‚ÄúLos seres humanos son muy diferentes en lo que se refiere a la tendencia a considerar sus vidas como un todo. Algunos lo hacen de manera natural y consideran que para ser feliz es imprescindible hacerlo con cierta satisfacci√≥n. Para otros, la vida es una serie de incidentes inconexos, sin rumbo y sin unidad. Creo que los primeros tienen m√°s probabilidades de alcanzar la felicidad que los segundos, porque poco a poco van acumulando circunstancias de las que pueden obtener satisfacci√≥n y autoestima, mientras que los otros son arrastrados de un lado a otro por los vientos de las circunstancias, ahora hacia aqu√≠, ahora hacia all√°, sin llegar nunca a ning√ļn puerto. Acostumbrarse a ver la vida como un todo, es un requisito imprescindible para la sabidur√≠a y la aut√©ntica moral y es una de las cosas que deber√≠an fomentarse en la educaci√≥n. La constancia en los prop√≥sitos no basta para hacerle a uno feliz, pero es una condici√≥n casi indispensable para una vida feliz. Y la constancia en los prop√≥sitos se encarna principalmente en el trabajo‚ÄĚ(22).¬† El prop√≥sito no se encuentra de casualidad. El prop√≥sito se construye. No hay un √ļnico prop√≥sito en la vida; hay m√ļltiples prop√≥sitos de acuerdo con las etapas y a las actividades que desarrollemos.¬†¬†

 

8) La potencia de tener mentalidad digital.

Jos√© Torres Varela, desarrolla el concepto de ‚Äúabogado digital‚ÄĚ y caracteriza a este √ļltimo por tener una mentalidad digital. Para ello se requiere perder el miedo a la tecnolog√≠a; tener flexibilidad cognitiva, es decir, estar abierto al cambio, a probar ideas nuevas; estar familiarizado con tecnolog√≠a b√°sica; manejar herramientas virtuales; desarrollar la habilidad de crear y construir con las posibilidades que facilita el mundo digital; entender la tecnolog√≠a, saber usar datos, estad√≠stica y probabilidad para tomar mejores decisiones legales, y entender c√≥mo funciona la inteligencia artificial. Para este autor, la mentalidad digital es un determinante del talento legal para el presente y el futuro(23).

 

9) La potencia de la antifragilidad.

La ‚ÄúAntifragilidad‚ÄĚ es un concepto acu√Īado por Nassim Taleb en su obra ‚ÄúAntifr√°gil: las cosas que se benefician del desorden‚ÄĚ. Se plantea que ante un golpe, lo r√≠gido tiende a resquebrajarse. Lo extremadamente flexible, tiende a diluirse. La antifragilidad permite que frente a un golpe, no solamente no nos rompamos, sino que eso que vivimos sea parte de nuestro bagaje. Ante cada golpe, nos fortalecemos, nos mejoramos. Incluso ante la aparici√≥n de un cisne negro(24), los antifr√°giles capitalizan la oportunidad y mejoran. Esta potencia es clave para los buenos resultados y para la permanencia en el tiempo(25).

 

Nuevos trabajos para abogados.

Seg√ļn Richard Susskind, que disminuya la demanda o relevancia del abogado en su ejercicio tradicional, no significa que haya menos puestos de trabajo para abogados en el futuro. Ello as√≠ dado que la diversidad de modelos de prestaci√≥n de servicios jur√≠dicos va a necesitar de buenos conocedores del Derecho para el desarrollo y aplicaci√≥n de diferentes tecnolog√≠as. Los abogados estar√°n ocupados en un abanico m√°s amplio de tareas y actividades jur√≠dicas que antes(26).

El impacto de las tecnologías disruptivas y la descomposición del trabajo profesional, azuza la tendencia a capacitar en base a tareas y actividades, lo cual conducirá a nuevos tipos de roles en el ejercicio de las profesiones. Con particular referencia a los abogados(27), Torres Varela se refiere a la sociedad post-profesional y construye un listado de ocupaciones posibles para abogados, partiendo del oportunamente elaborado por Susskind(28). De la conjunción de propuestas surgen más de quince trabajos novedosos. Se detallan a continuación algunos ejemplos:

  1. Ingeniero de conocimiento legal. En el proceso de cambio de un sistema de servicios legales a medida hacia una sistematización de éstos, se requiere el trabajo de un experto que realice una investigación y análisis legal, para poder determinar las formas de trabajo estandarizadas y que pueden ser contempladas en programas de software. Este trabajo consiste en el desarrollo de estándares legales y procedimientos, y la organización y representación del conocimiento legal en software. 
  2. Abogado tecnológico o tecnólogo jurídico.Un abogado con conocimiento y experiencia tanto el ejercicio legal como en ingeniería de sistemas y gerencia tecnológica. 
  3. Jurista h√≠brido. Como anticip√°ramos una formaci√≥n h√≠brida con conocimientos en otras disciplinas como el dise√Īo, negocios, mercadeo, pol√≠ticas p√ļblicas, comportamiento organizacional, arte, entre otras, construye un abogado interdisciplinario. Este profesional est√° en condiciones de aportar un valor adicional al servicio a sus clientes que los exclusivamente abogados.¬†
  4. Analista de procesos legales. La descomposici√≥n del trabajo legal en las diferentes tareas y procesos que lo componen, requiere de analistas conocedores de trabajo y que puedan determinar cu√°les son las actividades que los conformas. Esta funci√≥n es necesaria para identificar c√≥mo hacer mejor el trabajo, m√°s r√°pido y reduciendo burocracias in√ļtiles.
  5. Gerente de procesos legales. Es un profesional especializado en la gestión de proyectos legales. Las áreas legales de empresa e incluso de estudios jurídicos, están incorporando conceptos del gerenciamiento de proyectos. Los principios y criterios del Legal Project Management, ya están siendo observados desde la gestión de costos, tiempo, alcance, armado de equipos y estimación de riesgos.
  6. Científico de Datos Legales. Es un profesional capacitado para identificar correlaciones, tendencias y patrones para colaborar en la toma de decisiones o llegar a ideas novedosas. Los científicos de datos también realizarán un aporte valioso en el ejercicio de la abogacía porque se hará cada vez más habitual el uso de datos para la toma de decisiones. 
  7. Abogado experto en Investigaci√≥n & Desarrollo. Es una demanda vigente el que aumente la interacci√≥n entre el campo de la pr√°ctica jur√≠dica, el mundo acad√©mico y el desarrollo de investigaci√≥n aplicada. Para el dise√Īo y desarrollo de nuevos servicios y soluciones legales, los abogados deber√°n involucrarse en el campo de la investigaci√≥n y desarrollo, y en la b√ļsqueda de inversiones para investigaci√≥n y experimentaci√≥n. Los abogados pueden ayudar a los desarrolladores de aplicaciones a guiar lo que hace la aplicaci√≥n.¬†
  8. Especialista en Soluci√≥n de Disputas en L√≠nea. Se ha planteado tambi√©n que esta es una oportunidad para formar a los abogados en el redise√Īo de los sistemas jur√≠dicos y la administraci√≥n de justicia. En ese contexto, adem√°s del desarrollo de una justicia digital, estar√°n dedicados la creaci√≥n de sistemas de resoluci√≥n alternativa de disputas potenciados por nuevas tecnolog√≠as como el blockchain, entre otras.¬†
  9. Ingeniero de Riesgo Legal. Se requiere profesionales con una visión proactiva y preventiva. Al cambiar la visión de la profesión, no es suficiente un ejercicio reactivo ante al caso o conflicto que se pone en nuestro conocimiento. Por ello, se desarrollarán tareas de anticipación de problemas legales mediante la aplicación de metodologías y procedimientos aplicados en otras disciplinas).
  10. Dise√Īador Legal. Los cambios o tormenta en el ejercicio de la abogac√≠a no se motivan s√≥lo en la aparici√≥n de tecnolog√≠as disruptivas, sino tambi√©n en una nueva mirada puesta en la persona receptora de la asistencia legal y en las dificultades de acceso y comprensi√≥n de estos servicios. Se demanda transparencia y accesibilidad. La comprensi√≥n de textos legales y mejora de la experiencia del usuario de servicios jur√≠dicos se est√° desarrollando con la ayuda de disciplinas como el Legal Design. Para esta tarea, el profesional m√°s eficiente ser√° aqu√©l que tenga un conocimiento profundo del derecho y de los distintos campos del dise√Īo.¬†¬†
  11. Abogado experto en la creaci√≥n de productos digitales. Para acompa√Īar la concepci√≥n y desarrollo de productos digitales, el abogado tiene que estar presente en el proceso y atento al negocio. Si no entiende la investigaci√≥n de usuario, tecnolog√≠a, dise√Īo, el papel del producto dentro de la estrategia de la empresa y el caso de negocio, dif√≠cilmente el profesional del derecho podr√° anticipar y corregir riesgos legales en la concepci√≥n de un producto o servicio.¬†
  12. Encargado de Protección de activos digitales. Así como se ha desarrollado a instancia de la normativa europea, la figura del Oficial de Protección de Datos, se observa que la creciente presencia de activos digitales requerirá de expertos en la materia y su protección: cuentas bancarias digitales, cuentas de redes sociales, criptomonedas, propiedad intelectual, entre otros. 
  13. Oficial de cumplimiento de código abierto. El control sobre el cumplimiento de marcos regulatorios es parte de las tareas que desarrollan profesionales del derecho frente a autoridades regulatorias y en resguardo de entidades reguladas. El abogado experto en temas regulatorios también está incorporando en su campo de actuación la revisión sobre el cumplimiento de obligaciones de código abierto y de la vigencia de licencias y derechos de distribución para el uso de ese código. 
  14. Arquitecto de soluciones legales. Es el abogado que trabaja con los clientes para entender las personas, los procesos y los datos necesarios para resolver un problema de un cliente. Este abogado debe desarrollar la empatía y tener habilidades para la identificación de procesos y la detección de datos pertinentes.
  15. Abogado experto en ciberseguridad. En un mundo cada vez más interconectado, y con el uso extendido de las redes sociales, se torna imperioso contar con la capacidad para determinar vulnerabilidades en los sistemas y responder frente a incidentes de seguridad. Se requerirán profesionales con dominio en la regulación y requisitos de seguridad adecuados, a fin de proteger a sus clientes y terceros de problemas de ciberseguridad. Estos profesionales del derecho deberán conocer de tecnología y seguridad de la información. 
  16. Abogado computacional. El abogado conocedor del derecho y de las problemáticas que requieren su intervención, que además sepa programar, estará en condiciones no sólo de supervisar el trabajo de especialistas son de crear por sí, nuevos tipos de productos jurídicos como contratos legales inteligentes (Smart contracts) o aplicaciones que faciliten el acceso de la ciudadanía a un asesoramiento jurídico básico.

 

La pasión por la profesión 

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†Los cambios descriptos nos dan la oportunidad de revisar nuestro rol como abogados. Poner atenci√≥n en c√≥mo nos sentimos con lo que hacemos. C√≥mo nos mira la sociedad, y que funci√≥n queremos desempe√Īar en ella. Una oportunidad para revisar qu√© incorporar y qu√© transformar. Cu√°les son los conceptos que forman parte de mi identidad, y qu√© tengo que desaprender.¬†

Este nuevo ecosistema genera m√ļltiples motivaciones para el ejercicio de la abogac√≠a. Tradicionalmente se requer√≠a que el abogado tuviera el conocimiento legal, m√°s habilidades como la escritura y la oratoria. Hoy se requiere que abordemos los problemas con mentalidad abierta y generemos oportunidades con todas nuestras inteligencias m√ļltiples, no s√≥lo con la l√≥gica ling√ľ√≠stica. El abogado del futuro ejercer√° la profesi√≥n de una forma m√°s centrada en el ser humano, m√°s conectado consigo mismo, y emocionalmente inteligente.¬†

El desarrollo de una carrera profesional requiere de tener presente por qué elegimos esa profesión. Esa memoria y la adopción de un propósito nos permitirá ir por la vida con intención, buscando sentido, siendo más selectivos con lo que queremos alcanzar y proactivos con aquello que está vinculado a nuestros deseos.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†Tomar decisiones laborales basadas en ‚Äúlo que te dice el coraz√≥n¬Ľ, no es una idea descabellada ni rom√°ntica. Es una visi√≥n bien pr√°ctica para desarrollar la profesi√≥n. Tenemos que detectar cu√°l es el campo de inquietudes que nos va a permitir conectarnos con alguna dimensi√≥n de la experiencia humana para agregar valor y que resulte significativo para nosotros. El derecho nos permite vincularnos con m√ļltiples experiencias humanas. Por ello, para sincronizar qui√©nes somos y pararnos sobre nuestros propios pies se requiere un trabajo introspectivo que permita elegir qu√© es eso que genuinamente nos moviliza y dar lo mejor de nosotros.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†Es oportuno recordar una frase del famoso discurso de Steve Jobs en la Universidad de Stanford en el 2005, en un momento trascendental de su vida. Nos invita a salir de nuestra zona de confort, a animarnos a emprender y a buscar lo que nos gusta: ‚ÄúEl trabajo va a llenar gran parte de nuestra vida, y la √ļnica forma de estar realmente satisfecho es hacer lo que consideres un trabajo genial. Y la √ļnica forma de tener un trabajo genial es amar lo que hagas. Si a√ļn no lo has encontrado, sigue buscando. No te conformes. Como en todo lo que tiene que ver con el coraz√≥n, lo sabr√°s cuando lo hayas encontrado. Y como en todas las relaciones geniales, las cosas mejorar√°n y mejorar√°n seg√ļn pasan los a√Īos. As√≠ que sigue buscando hasta que lo encuentres. No te conformes.‚ÄĚ

Hasta aquí un esbozo preliminar de la que hemos bautizado como Inteligencia profesional. La que va a poner la inteligencia artificial a su servicio. La que lleva a aumentar y potenciar el trabajo de los abogados. La que nos presenta desafíos cada vez más interesantes. La que nos obliga a involucrarnos, con toda nuestra humanidad. La que en definitiva, nos convierte en mejores abogados y -sobre todo- en mejores personas.

 

(1)Ribstein, Larry. ‚ÄúThe Death of Big law‚ÄĚ, vol. 2010, n¬į 3 (August 2010), ps. 749-815 profetiza la muerte del Derecho tal como ha sido y es practicado por la mayor√≠a de las grandes firmas jur√≠dicas en cuanto expresi√≥n tradicional del ejercicio de la abogac√≠a. En Solar Cay√≥n, Jos√© Ignacio ‚ÄúLa inteligencia artificial jur√≠dica. El impacto de la innovaci√≥n tecnol√≥gica en la pr√°ctica del Derecho y el mercado de servicios jur√≠dicos‚ÄĚ, Monograf√≠as Aranzadi de Derecho General, Aranzadi, 2019,¬† p. 70.

(2)Brescia, Raymond H.: ‚ÄúWhat we know and need to know about disruptive innovation‚ÄĚ, South Caroline Law Review, vol. 67, p. 203, 2016: ‚Äúla profesi√≥n legal est√° en la antesala de una disrupci√≥n: un giro transformador que probablemente cambiar√° la pr√°ctica del Derecho‚ÄĚ, citado por Solar Cay√≥n, op. cit.

(3)Nino, Carlos Santiago, ‚ÄúIntroducci√≥n al an√°lisis del derecho‚ÄĚ, 2da edici√≥n ampliada y revisada.

(4)Gardner, Howard, ‚ÄúLas cinco mentes del futuro‚ÄĚ, Ediciones Paid√≥s, 2011, ps. 85 y ss.

(5)Campanario, Sebasti√°n, ‚Äú√Ālter eco. Desde Rusia y con amor a los sistemas complejos: la historia no lineal de Viktorisha‚ÄĚ, Diario La Naci√≥n, 12-01- 2014.

(6)Nino, Carlos Santiago, ‚ÄúIntroducci√≥n al an√°lisis del derecho‚ÄĚ, 2da edici√≥n ampliada y revisada.

(7)Semeshenko, Victoriya, Investigadora Adjunta en el Departamento de Econom√≠a del Consejo Nacional de Investigaciones Cient√≠ficas y T√©cnicas (CONICET) y con una maestr√≠a en ‚ÄúModelizaci√≥n y simulaci√≥n de realidades complejas‚ÄĚ, sostiene: ‚ÄúLa f√≠sica tiene mucho para aportar a nuestra comprensi√≥n de los fen√≥menos sociales. Un ejemplo de esto son las aplicaciones de teor√≠a de las redes a la sociedad‚ÄĚ (Entrevista: Programa Radio UBA ‚Äď Partida Doble, 3 de diciembre de 2018, ‚ÄúSistemas complejos aplicados al mundo de ciencias sociales y econom√≠a‚ÄĚ – https://www.youtube.com/watch?v=h8RhBdpsqFs -10/11/2020-)

(8)Covey, Stephen R., ‚ÄúEl L√≠der Interior, c√≥mo transmitir e inspirar valores que conducen a la grandeza‚ÄĚ, Paid√≥s, Buenos Aires, 2009, pp. 25 y ss. Este autor cita a Daniel Pink, ‚ÄúA Whole New Mind‚ÄĚ, en cuanto concluye que las personas que se est√°n haciendo del control de la econom√≠a son los grandes cerebros, las personas que saben optimizar y manejar creativamente los datos, sin limitarse a memorizarlos o a repetirlos de manera mec√°nica, y todo esto lo consiguen porque saben trabajar eficazmente con lo dem√°s.

(9)Otro elemento para ponderar qu√© se espera de los profesionales ante los cambios que vivimos, se ve en la lista elaborada oportunamente por la Asociaci√≥n Nacional de Universidades y Empresarios (NACE) National Association of Colleges and Employers de Estados Unidos, ‚ÄúDiez cualidades y aptitudes esenciales que buscan los empresarios‚ÄĚ:¬† Capacidad de comunicaci√≥n (verbal y escrita), honestidad/integridad, capacidad para trabajar en equipo, aptitudes interpersonales, motivaci√≥n e iniciativa personal, intensa √©tica de trabajo, capacidad anal√≠tica, capacidad tecnol√≥gica, capacidad organizativa, mente creativa.

(10)Gardner, Howard, ‚ÄúLas cinco mentes del futuro‚ÄĚ, Paid√≥s, Buenos Aires, 2013, p. 12 y ss.

(11)¬†Stephensons, Lloyd, responsable global de recursos humanos de Ashurst se√Īala que los abogados del futuro han de tener una obsesi√≥n por el cliente, estar centrados en dar un asesoramiento de alto valor a√Īadido, pr√°ctico y atento, mientras que adoptan una actitud emprendedora, y para ello necesitan un pensamiento cr√≠tico, pero tambi√©n creativo, adem√°s de una alta capacidad de resolver problemas complejos, buenas dotes de negociaci√≥n, inteligencia emocional y trabajo en equipo. Citado por Laura Saiz, en ‚ÄúLos retos a los que se tiene que enfrentar el abogado del futuro‚ÄĚ, https://www.expansion.com/juridico/actualidad-tendencias/2018/06/23/5b2d336d468aeb8e2c8b4611.html(10/11/2020)

(12)Latorre Sent√≠s, Jos√© Ignacio, ‚Äú√Čtica para m√°quinas‚ÄĚ, Grupo Planeta, 2019, p. 168 e-Books digital.

(13)Solar Cay√≥n, Jos√© Ignacio, ‚ÄúLa inteligencia artificial jur√≠dica. El impacto de la innovaci√≥n tecnol√≥gica en la pr√°ctica del Derecho y el mercado de servicios jur√≠dicos‚ÄĚ, Monograf√≠as Aranzadi de Derecho General, Aranzadi, 2019, p. 71.

(14)Williams J. C., Plattt A. y Lee J., ‚ÄúDisruptive Innovation, New Models of Legal Practice‚ÄĚ, University of California Hastings College of the Law‚ÄĚ, 2015 citado por Jos√© Ignacio Solar Cay√≥n en ‚ÄúLa inteligencia artificial jur√≠dica. El impacto de la innovaci√≥n tecnol√≥gica en la pr√°ctica del Derecho y el mercado de servicios jur√≠dicos‚ÄĚ, Monograf√≠as Aranzadi de Derecho General, Aranzadi, 2019, p. 72.

(15)Susskind, Richard, ‚ÄúTomorrow‚Äôs Lawyers‚ÄĚ, Oxford University Press, 2017, ps. 135-144.

(16)¬†Jerome Frank, ‚ÄúA plea for Lawyers-Schools‚ÄĚ, The Yale Law Journal, volumen 56, septiembre de 1947, ps. 1303-1344, en versi√≥n abreviada ‚ÄúUna defensa de las escuelas de abogados‚ÄĚ, traducido por Mart√≠n F. B√∂mer compilado en ‚ÄúLa ense√Īanza del derecho y el ejercicio de la abogac√≠a‚ÄĚ, Biblioteca Yale de estudios jur√≠dicos. Editorial Gedisa, 1999, Barcelona, pp. 66 y 67.

(17)‚ÄúThe O Shaped Lawyer Programme‚ÄĚ: https://www.oshapedlawyer.com/about

(18)Kronman, Anthony T., Living in de Law, University of Chicago Law Review, volumen 54 (1987), ps. 835-876, traducci√≥n: Christian Gruemberg.En ‚ÄúLa ense√Īanza del derecho y el ejercicio de la abogac√≠a‚ÄĚ, Mart√≠n F. B√∂mer, compilador. Biblioteca Yale de estudios jur√≠dicos. Editorial Gedisa, 1999, Barcelona, ps. 213-231.

(19)Kenneth Mikkelsen y Richard Martin, ‚ÄúThe Neo-Generalist: Where You Go is Who You are‚ÄĚ, LID Publishing, 2016.

(20) Gardner, Howard, ‚ÄúLas cinco mentes del futuro‚ÄĚ, Paid√≥s, Buenos Aires, 2013, p. 88.

(21)Marcet, Xavier, ‚ÄúEsquivar la mediocridad‚ÄĚ, Plataforma Editorial, 2018, p. 26, eBook.

(22)Bertrand Russell ‚ÄúLa Conquista de la Felicidad‚Äú. Penguin Random House Grupo Editorial,¬† Espa√Īa, 2015, e-Book.

(23)Torres Varela, Jos√©, ‚ÄúAbogados Digitales‚ÄĚ, abogadodigital.TFDC.co, point.

(24)Entendemos por cisnes negros aquellos eventos atípicos raros e impredecibles de impacto extremo.

(25)Taleb, Nassim Nicholas, ‚ÄúAntifr√°gil: las cosas que se benefician del desorden‚ÄĚ, Random House, 2012.

(26)Susskind, Richard. Citado por Solar Cay√≥n en ‚ÄúLa inteligencia artificial jur√≠dica. El impacto de la innovaci√≥n tecnol√≥gica en la pr√°ctica del Derecho y el mercado de servicios jur√≠dicos‚ÄĚ, Monograf√≠as Aranzadi de Derecho General, Aranzadi, 2019, p. 226.

(27)Torres Varela, Jos√©, ‚ÄúAbogados Digitales‚ÄĚ, abogadodigital.TFDC.co, point.

(28)Susskind, Richard, ‚ÄúEl abogado del ma√Īana‚Ä̬†(traducci√≥n de la obra original ¬ęTomorrow‚Äôs lawyers¬Ľ 2¬™ Ed. mayo 2017), Wolters Kluwer. Ver tambi√©n: ‚ÄúEl Futuro de las Profesiones‚ÄĚ, trad. J. C. Ruiz, Editorial Teell, 2016 (obra original: ‚ÄúThe Future of the Professions, how technology will transform the work of human experts‚ÄĚ, Richard Susskind and Daniel Susskind, Oxford, University press, 2015).