Skip links

El viernes estuvimos recorriendo el Casco hist贸rico de Buenos Aires guiadas por un historiador y polit贸logo. Caminamos por calles habituales, nos detuvimos en plazas y monumentos conocidos y fotografiamos fachadas y edificios cercanos. Era lo que vemos siempre, pero lo miramos como si fuera la primera vez. Fue una tarde de descubrimiento, porque vino a nosotras el conocimiento de cosas que ignor谩bamos, 鈥渁lcanzamos a ver鈥. Experimentamos esta acepci贸n que seg煤n la RAE tiene el 鈥渄escubrir鈥.

 

La custodia a San Mart铆n en la Catedral y el porqu茅 de los siete granaderos; el mito de las cintas repartidas por French y Beruti en la semana de mayo, y la realidad de 鈥渓os infernales鈥 y su dep贸sito de armas en la Iglesia de la Merced.

 

Pararse por minutos, mirar e imaginar el solar donde sesion贸 la Asamblea del A帽o XIII cuando se dispuso la libertad de vientres y se suprimieron los t铆tulos de nobleza en nuestro pa铆s; atravesar las puertas del edificio donde vivi贸 Saint Exup茅ry en su paso por nuestra ciudad; y visitar el jard铆n del Convento de los mercedarios donde funcion贸 una de las escuelas de la patria que Mariquita S谩nchez de Thompson dirigi贸. S铆, Mariquita, la misma que hab铆a ganado un 鈥渏uicio de disenso鈥 en el Virreinato del R铆o de la Plata para poder casarse con su amado Mart铆n Thompson; la que fuera honrada por Belgrano y San Mart铆n y que seguir铆a influyendo en la pol铆tica argentina escribi茅ndose con Alberdi, Sarmiento, Echeverr铆a, y Juan Mar铆a Guti茅rrez, entre otros. Qu茅 genia Mariquita鈥

 

Fue una tarde de revelaciones porque miramos con nuevos ojos. Nos prestaron una nueva mirada sobre esas calles, esos monumentos, esas fachadas. El turista tiene ese beneficio. Parte de la humildad de no conocer. Tiene ansiedad y deseo de aprender. Y acepta agradecido el conocimiento e informaci贸n recibidos. En nuestro caso, entendimos a Proust, cuando en 鈥淟a Prisionera鈥 afirma: 鈥El 煤nico viaje verdadero, el 煤nico ba帽o de juventud, no ser铆a ir hacia nuevos paisajes, sino tener otros ojos, ver el universo con los ojos de otro..鈥聽(鈥淓n busca del tiempo perdido鈥, Libro V).

 

Cu谩ntas veces en la abogac铆a como en la vida, pedimos prestada la mirada de otros para poder ver desde otro punto de vista, para descubrir lo que hasta el momento no alcanzamos a ver. Nos sucede en lo peque帽o, como cuando pedimos a alguien que nos revise un escrito o relea lo que ya estamos cansados de ver. Justamente porque sentimos que el otro ver谩 lo que nosotros ya no detectamos. Y nos ocurre tambi茅n en lo grande. Los problemas, conflictos, normas, hechos, son los mismos. Pero ese universo cambia con los ojos de otro, o tal vez nos cambia el entorno. Y aparecen all铆, nuevas estrategias, nuevos argumentos, nuevos abordajes.

 

Empujar los l铆mites de lo desconocido. Detectar lo que venimos haciendo de la misma forma hace mucho tiempo. Pararnos por minutos. Mirar. Buscar sentido. Ser turistas por un rato en nuestro trabajo 驴Te anim谩s?