Skip links

Tijeras, cartones, legos, hojas A 4 verdes, rosas y amarillas, con todo esto nos encontramos en los talleres en los que participamos esta semana. El terror nos apareció cuando nos dijeron que teníamos que poner manos a la obra y construir en grupo un ¨prototipo¨. Al desafío inicial se le sumaba una competencia posterior con puntaje. No había título ni posgrado. Lo que valía era el aporte que cada uno pudiera sumar.

 

Cada equipo ten√≠a un n√ļmero muy limitado de objetos para armar su modelo. ¬°Y salieron cosas espectaculares! Ante nuestra sorpresa, lo m√°s dif√≠cil no fue el armado del prototipo, sino la comunicaci√≥n entre los participantes del grupo y encontrar la forma de trabajar juntos. Estaban los muy comprometidos, los competitivos; los que quieren hacerlo todo y no dejan espacio al resto para aportar; los que guardan silencio y no participan. Apareci√≥ el tema de qui√©n decide lo que hace cada uno y cu√°ntos aceptan esa decisi√≥n. Qued√≥ expuesto el buen o mal humor de las personas. Lo que a alguien le sale f√°cil y lo que a otro le cuesta. El ego.

 

Les contamos algunos aprendizajes que sacamos de esta experiencia:

  • ¬°Cu√°nto seduce y aporta un ego controlado!
  • Hay que arreglarse con lo que ten√©s para¬†crear.
  • Mejor¬†es evitar la adrenalina de discusiones in√ļtiles.
  • La clave de colaborar es disponerse a ayudar primero.
  • Encontrar tu lugar lleva un tiempo. Paciencia.

¬ŅQuieren saber c√≥mo nos fue en la competencia? Con poco tiempo¬†para desarrollar¬†el prototipo, no se pod√≠a cumplir con todas las consignas. Hab√≠a que decidir con qu√© cumplir y con qu√© no. Elegimos con nuestros mejores criterios, pero omitimos el que era clave: ¬°el puntaje de cada consigna!¬† Estaba ah√≠ y no lo vimos.¬†Nos fue mal.

 

Nos cachete√≥ un √ļltimo¬†aprendizaje. Un gran aprendizaje: ¬°Cuesta ver lo evidente cuando est√°s concentrado en otra cosa!

 

Los cient√≠ficos lo llaman ¬®ceguera por falta de atenci√≥n¬®. A veces cuando estamos dedicados a una tarea exigente puede pasar que est√≠mulos muy llamativos pasen desapercibidos. Es como si tuvi√©ramos puestas anteojeras. Este fen√≥meno es conocido por el famoso estudio de Simons y Chabris, dos psic√≥logos que presentaron un¬†video,¬†en el que se observa un juego de pases de pelota. Mientras las personas registran la cantidad de pases, un humano disfrazado de gorila se pasea por el centro del juego sin ser visto por la mayor√≠a de los observadores. Simplemente no lo ven. Nos quedamos conversando entre nosotras y pregunt√°ndonos ¬ŅCu√°les son las cosas obvias que aparecen en nuestro trabajo y en nuestra vida, y que sin embargo no vemos, por estar concentrados en otra cosa?

‚ÄúObserva la luz y admira su belleza. Cerrad los¬†ojos¬†y mirad: lo que hab√©is visto ya no existe, y lo que ver√©is no existe todav√≠a‚ÄĚ

Leonardo Da Vinci.