Skip links
Published on: Las conversaciones de la semana

La calidez de las zonas azules

Nos quedamos pensando en la necesidad del contacto interpersonal y en el fenómeno de la soledad que avanza como una epidemia. Una soledad que es mala para la salud, la calidad de vida, el rendimiento en el trabajo.

Sentimos que la conexi√≥n significativa con otras personas es una fuerza que ha sido olvidada y subestimada, cuando abordamos los problemas cr√≠ticos que tenemos como comunidad. Esto es curioso, si pensamos que toda la energ√≠a y el sost√©n emocional para vivir lo sacamos de nuestros v√≠nculos de calidad con otras personas. De las personas que queremos y admiramos. Somos felices cuando sentimos sensaci√≥n de proximidad, de confianza. Cuando somos aceptados y podemos conversar de verdad. En cambio, cuando se carece de un buen v√≠nculo emocional, no escuchamos. Juzgamos apresuradamente. Se profundizan divisiones. As√≠ resulta dif√≠cil colaborar para superar los problemas en com√ļn.

Como abogados/das buscamos ser facilitadores y tener un rol clave en el cambio de las reglas del juego para dar un enfoque proactivo hacia la sustentabilidad, lo social, lo econ√≥mico y lo institucional. Hablamos de Abogac√≠a de impacto. ¬ŅPodr√≠amos pensar la Abogac√≠a de impacto tambi√©n para combatir la soledad?

Hace unos meses¬†Alberto Naisberg, que tiene 97 a√Īos, nos cont√≥ que Okinawa es un lugar en Jap√≥n, una zona azul, donde se concentra una gran cantidad de personas que viven m√°s de 100 a√Īos, que descubrieron un sistema social inspirador llamado moai. El moai es un grupo informal de gente con intereses comunes que se ayuda entre s√≠. Genera un espacio de descubrimiento del otro. Ayuda a mantener la estabilidad emocional y tambi√©n financiera. Da un sentimiento de pertenencia y colaboraci√≥n mutua que aporta seguridad a la persona y contribuye a aumentar la esperanza de vida.

Nos preguntamos qu√© podemos hacer desde el Derecho para combatir la soledad ¬ŅTal vez pol√≠ticas p√ļblicas para fomentar moais? Desarrollar incentivos para la generaci√≥n de peque√Īas comunidades de intereses y pasiones, que compartan tiempo, construyan confianza mutua y un sentido de pertenencia. No se requieren grandes presupuestos, ni mayor√≠as calificadas‚Ķ s√≥lo visi√≥n y decisi√≥n.

Si en lo personal, ya sent√≠s que pertenec√©s a un moai, ¬°qu√© afortunado/da! ¬ŅTe imaginas cu√°l ser√≠a el efecto de multiplicarlos y vivir la calidez de las zonas azules?