Skip links

Una de nosotras tuvo que hacerse un estudio de control que siempre genera ansiedad y miedo. En la cl铆nica donde lo realizan la gente que atiende, generalmente, es muy buena. Pero ese d铆a tuvo algo diferente. Una m茅dica con una energ铆a especial fue la que recibi贸 con una enorme sonrisa. Rebalsaba amabilidad. Con mucha calidez realiz贸 las preguntas de rutina, explicando con claridad los motivos por los que hac铆a cada una. Fue guiando en forma amorosa todo el estudio, por momentos inc贸modo y hasta doloroso. Mientras hac铆a esto, conversaba sobre lo natural de los temores que todas las personas enfrentamos, tambi茅n habl贸 sobre los suyos. La experiencia del estudio tan temido, estaba siendo placentera.

 

Esa persona no solo fue muy buena, fue inolvidable. Su calidez. Su delicadeza. Su claridad para explicar. Su generosidad para compartir sus propios miedos. Todo eso hizo la enorme diferencia y despert贸 la sensaci贸n de agradecimiento infinito.

 

En nuestro caso, quien acude a los servicios de un abogado o a un tribunal de justicia, tambi茅n es alguien vulnerable, con incertidumbres, preocupaciones, angustias, dolores. La atenci贸n del abogado o abogada, tiene que contemplar el impacto de las palabras, los gestos, las emociones.

 

Cuando consultamos las normas de colegiaci贸n obligatoria y los c贸digos de 茅tica profesional nos recuerdan que con nuestros clientes tenemos que actuar con fidelidad, con la verdad; no generar falsas expectativas o garantizar resultados; comportarnos con lealtad, probidad y buena fe; guardar el secreto profesional y atender sus intereses con saber y dedicaci贸n. Pero, no hacen referencia expresa a c贸mo debe ser el trato hacia quienes reciben nuestros servicios.

 

驴Muy buenos o inolvidables? La gente inolvidable es m谩s f谩cil de reconocer, que de definir. Tal vez, no se trata de lo que han hecho o pueden llegar a hacer, de los 鈥渜u茅鈥. Se trata de lo que pueden ver y de c贸mo se comportan e interact煤an con los dem谩s, de los 鈥渃贸mo鈥. Transitamos una era en la que los 鈥渃贸mo鈥: la calidez, la amabilidad, la humildad, tal vez sean los diferenciales a buscar. Como abogados y abogadas creemos que no nos alcanza con ser muy buenos, tenemos que ser inolvidables.

 

Para Borges,聽Estela Canto聽era inolvidable鈥鈥淣o s茅 qu茅 le ocurre a Buenos Aires. No hace otra cosa que aludirte, infinitamente鈥.鈥 鈥淣o hay ninguna raz贸n para que dejemos de ser amigos. Te debo las mejores y quiz谩 las peores horas de mi vida y eso es un v铆nculo que no puede romperse鈥.

 

Para ser abogados y abogadas inolvidables nos proponemos trabajar con pasi贸n, atender a los 鈥渃贸mo鈥, agudizar nuestra sensibilidad, desear sinceramente ayudar, tocar las emociones de las personas. Ganarnos la confianza cumpliendo la palabra y aceptando los errores. Y aportar lo inimaginable.